Cucurbitáceas

Los cultivos de cucurbitáceas son uno de los más comunes en el jardín. ¿Qué son las cucurbitáceas? Sigue leyendo para aprender más sobre la información de las plantas cucurbitáceas y descubre cuánto puedes saber ya sobre estas plantas.

¿Qué son las cucurbitáceas?

La familia de las Cucurbitáceas es la especie con mayor cantidad de alimentos utilizados para el consumo humano. Los tipos comunes de cucurbitáceas con los que estamos familiarizados incluyen cosas como:

Mucha gente no sabe que las calabazas también están incluidas en este grupo. Todas las cucurbitáceas, excepto la calabaza de botella, tienen flores de color amarillo brillante. Cada enredadera produce una flor masculina y una femenina.

Cultivo de Cucurbitáceas

Las cucurbitáceas crecen mejor en el clima de verano cuando los días y las noches son consistentemente cálidos. Tradicionalmente, los cultivos de cucurbitáceas necesitan bastante espacio para extenderse y enroscarse; sin embargo, ahora hay cucurbitáceas enanas y arbustivas que se adaptan bien a espacios pequeños.

También es posible entrenar las vides tradicionales a estructuras verticales para ahorrar espacio. Las cucurbitáceas necesitan pleno sol y un suelo bien drenado para poder prosperar. Antes de plantarlas, agregue materia orgánica para obtener mejores resultados. Si el suelo es particularmente pesado, puede añadir turba o estiércol podrido. Todas las cucurbitáceas requieren un bajo nivel de nitrógeno y un alto nivel de potasio para el desarrollo de la fruta. Siempre es mejor tomar una muestra de suelo antes de fertilizar. Tenga cuidado de no fertilizar en exceso con nitrógeno. Esto fomentará una vid sana pero impedirá el desarrollo de los frutos.

Proporcione una pulgada de agua por semana, entregada lentamente y por la mañana temprano. Siga las instrucciones de plantación específicas para las variedades que crecen mejor en su área.

Enfermedades

Una amplia gama de enfermedades de las cucurbitáceas pueden afectar a estas plantas en diferentes etapas de crecimiento. Los hongos y las bacterias pueden causar marchitamiento, pudrición y plagas. Es importante diagnosticar primero la enfermedad antes de intentar el tratamiento.

Los programas de riego y alimentación adecuados ayudan a mantener las plantas sanas y las enfermedades a raya. Si necesita información específica sobre las plantas cucurbitáceas, es mejor que consulte a su Oficina de Extensión Cooperativa local. Por lo general, un especialista en horticultura puede ayudarle a tratar cualquier preocupación sobre el cultivo y recomendar una solución eficaz.