Anacardos

Los anacardos tienen un delicado sabor a nuez que funciona bien en una variedad de platos, incluyendo salteados, pastas, granolas, ensaladas de frutas, curry y platos de pollo. También son un bocadillo saludable y delicioso por sí solos, acompañados de sabrosas especias o bañados en chocolate. Originario del nordeste de Brasil, el anacardo crece en los climas tropicales y produce jugosas manzanas comestibles de anacardo, junto con nueces de anacardo. Debido a su delicada piel, el fruto del anacardo no es apto para el transporte, y sigue siendo relativamente desconocido para América y Europa.

Nutrición de los anacardos

Ácido oleico: Los anacardos contienen menos grasa que la mayoría de las variedades de nueces, y casi el 75% es grasa monoinsaturada saludable para el corazón. Los anacardos son ricos en ácido oleico, la misma grasa “buena” que se encuentra en el aceite de oliva. Los estudios muestran que aumentar los niveles de ácido oleico puede hacer maravillas para proteger el sistema cardiovascular. Las dietas bajas en grasa complementadas con grasa monoinsaturada pueden ayudar a reducir los niveles de triglicéridos, el colesterol “malo” LDL, y a disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Nuez de la salud integral: Los anacardos son una excelente fuente de nutrientes. Sólo 1/4 de taza de anacardos proporciona más del 35% del valor diario (VD) para el cobre y el 25% del VD para el magnesio. El cobre está involucrado en muchos procesos metabólicos importantes: ayuda a nuestros cuerpos a utilizar el hierro, previene que los radicales libres dañen las células y apoya el desarrollo de nuestros huesos y tejido conectivo. El magnesio es necesario para que el cuerpo absorba el calcio y puede reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis. Los anacardos también son ricos en proteínas, antioxidantes y potasio.

Salud y longevidad: Un estudio de 2013 publicado en el New England Journal of Medicine examinó a 76.464 mujeres y 42.498 hombres y descubrió que el consumo de nueces como el anacardo estaba inversamente asociado con la mortalidad total y por causas específicas. El estudio también encontró que el consumo regular de nueces puede evitar el aumento de peso. Estudios anteriores han indicado que el alto contenido de nutrientes de las grasas insaturadas, la fibra dietética, las vitaminas y los minerales de las nueces puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

¿Cómo se cosechan los anacardos?

Los anacardos provienen del fruto de un árbol tropical de hoja perenne, en el que crecen flores rojas que se convierten en jugosas manzanas de anacardo cuando están listas para ser cosechadas. El anacardo está contenido en la cáscara que crece del tallo carnoso de la manzana de anacardo. El proceso de eliminación de la cáscara de la nuez de anacardo suele requerir mucha mano de obra porque los métodos mecánicos son difíciles debido a la forma única y variable de la fruta.

A veces las cáscaras pueden ser removidas en una máquina centrífuga que rompe las cáscaras al forzarlas contra placas de metal. Dado que la doble cáscara que rodea al anacardo contiene urushiol, el mismo químico que se encuentra en la hiedra venenosa, tanto las variedades sin tostar como las tostadas son primero cocidas al vapor para liberar cualquier químico que quede en la cáscara, para hacerlas completamente seguras y comestibles.

Consejos de almacenamiento

Los anacardos pueden almacenarse en la despensa y deben consumirse en pocas semanas porque su alto contenido de aceite los hace perecederos. Los anacardos pueden mantenerse en un recipiente hermético hasta seis meses en la nevera, o hasta un año en el congelador. Si se prevé almacenar los anacardos durante más de un mes, deben transferirse a un recipiente hermético o mantenerse en su envase original y colocarse en una bolsa de congelador.